Preocupante aumento de tráfico de animales exóticos en la región

El tráfico de animales se ha duplicado entre los años 2010 y 2013 en la región de Antofagasta. La mayor parte de los animales son aves exóticas y monos entre los que destacan: Mono Capuchino, Loro Tricahue, Loro Choroy, Mono Ardilla, Mono Tití, Tucán, Guacamayo, Perico Multicolor, Peuco.

Un fuerte aumento en fauna retenida y entregada registró el Servicio Agrícola y Ganadero, SAG, en la Región de Antofagasta entre los años 2010 y 2013.

Según las estadísticas entregadas por el Departamento de Recursos Naturales Renovables (RENARE), durante este período se incautaron o entregaron voluntariamente 30 animales vivos, protegidos por la Ley de Caza y la Convención CITES, además de registrarse el ingreso de 36 productos elaborados con animales muertos.

Durante el año 2010 se retuvo a siete animales protegidos por la Ley de Caza y la Convención CITES, mientras que durante 2012 se logró la incautación de 16 especies, duplicándose la entrada ilegal de mascotas al país.

En el caso de los artículos fabricados con animales muertos o partes de ellos, durante 2010 se logró incautar diez productos, mientras que en 2012 se interceptaron 16 animales en controles fronterizos y el Aeropuerto Cerro Moreno de Antofagasta, es decir, con un incremento del 60%.

“El Servicio ha visto incrementado el número de interceptaciones de especies reguladas por la Ley de Caza y la Convención CITES, las cuales nuestros inspectores decomisan a los pasajeros durante el proceso de inspección en los controles fronterizos”, enfatizó el Director Regional del SAG Antofagasta, Alexis Zepeda Contreras.

En cuanto a la incautación de mascotas, ésta se realiza cuando las personas que las portan no cuentan con la documentación necesaria que verifique la legítima tenencia. En la mayor parte de los casos se trata de especies protegidas por la Ley de Caza 4.601 actualizada por la Ley 19.473 que señala cuáles son las especies protegidas dentro del territorio chileno y para las que existe prohibición de tenencia particular (salvo en el caso de animales provenientes de criaderos autorizados y que cuentan con la documentación correspondiente).

Cabe señalar que nuestro país cuenta con el tratado internacional de la Convención sobre el Comercio Internacional de Especies Amenazadas de Fauna y Flora Silvestres (CITES), que regula el comercio de alrededor de 5 mil especies animales en vía de extinción y 28 mil especies de plantas que son amparadas por esta convención.

En este contexto, la autoridad regional del SAG hizo un importante llamado a la ciudadanía, destacando que “es necesario advertir a la comunidad que la Ley de Caza regula el comercio, tráfico e internación de este tipo de productos vivos y sus partes muertas, por lo tanto, las personas deben saber que esta materia esta regulada por la ley y deben abstenerse de ingresar este tipo de animales a territorio nacional”.

Animales recurrentes

La mayor parte de los animales vivos retenidos o entregados voluntariamente por sus dueños, son aves exóticas y monos entre los que destacan: Mono Capuchino, Loro Tricahue, Loro Choroy, Mono Ardilla, Mono Tití, Tucán, Guacamayo, Perico Multicolor, Peuco.

Mientras que los principales productos elaborados con animales muertos o partes de éstos y que son decomisados en los pasos fronterizos de la región son: Quirquinchos disecados, piel de serpiente y reptil, cabeza de Aligátor, caparazón de tortuga, garra de Caimán, insectarios de madera, pulsera con piel de leopardo.

El Director Regional del SAG, Alexis Zepeda, puntualizó que el objetivo principal en este momento es que la comunidad tome conciencia respecto al tráfico de animales protegidos, enfatizando que “la tenencia de mascotas así como las tiendas que expenden mascotas son reguladas por la Ley de Caza y serán continuamente fiscalizados por nuestros inspectores a fin de determinar el origen de la especie y la condiciones de cautiverio, asegurando el bienestar de los animales y verificando que su procedencia sea legal”.

Comentarios

Comentarios

Acerca del Autor